UNA VISITA INOLVIDABLE - Chile Rugby

UNA VISITA INOLVIDABLE

Para los amantes del rugby lo vivido la semana pasada será un recuerdo imborrable. Los Maori All Blacks nos deslumbraron con su humildad, simpatía y espectáculo durante los días que estuvieron en nuestro país. 

Todo comenzó el domingo 11 cuando aterrizaron en Chile y fueron recibidos por el Centro de Negocios Indígenas, con una ceremonia de bienvenida que según los propios jugadores nunca habían tenido en otro país. Un momento emocionante y místico que daría el pie para una intensa semana de actividades.

El lunes, el equipo entrenó en la Escuela Militar, ocasión en la que firmaron autógrafos y compartieron con el equipo de rugby de la Escuela. Por primera vez mostraban sus habilidades en la cancha frente a los fanáticos.

El martes fue el turno de la Conferencia de Prensa de Lanzamiento, el Capitán Ash Dixon y Clayton MacMillan el entrenador, daban sus primeras impresiones de nuestro país. Por el otro lado, Javier Richard y Pablo Lemoine daban pistas de lo que sería el partido histórico para nuestro deporte.

Tras descansar el miércoles, el jueves los visitantes entrenaron y conocieron el Club Old Grangonian quedando maravillados con su infraestructura.

El viernes, un grupo realizó el Lagacy en el Centro Penitenciario Colina I, en donde quedaron impresionados con la cancha de pasto y el trabajo que realizan los internos por jugar el rugby. Otro grupo, partió al Centro de Entrenamiento de la Universidad de Chile invitados por un auspiciador.

El sábado, fue el tan esperado partido. Si bien los Cóndores cayeron por 73 a 0, el resultado será una anécdota. La fiesta vivida por los 14.000 espectadores presentes, más los miles que vieron la histórica transmisión de Canal 13, fue total. Sin duda un día inolvidable para este deporte y para todos quienes disfrutaron con la visita.

Revisa aquí la galería de fotos: https://www.flickr.com/photos/[email protected]/albums/72157703736953644

 

Share Now

Related Post

© Federación de Rugby de Chile 2017 | CREADO POR LA FEROZ